martes, 21 de febrero de 2012

Escupitajos y culpas

Cuando la noche se acaba y escupes mi rabia,
señor, dame fuerzas para aguantarte un día nuevo,
y dolido me comprimo en este folio.
Tu que sabrás, idiota, de la vida que llevo...
Hoy me consume el llanto, ayer ya lo hizo el odio,
y la ignorancia de considerarte un tanto sabia.
Y me declaro culpable, si mi alma me lo pide,
y al no escoger la senda blanca del retrete
pude ver la luz en este túnel sin salida.
Tu que sabrás, idiota, lo que el viento se mete...
Si planeamos separados una huida,
y no perdonaré que se te olvide.
Ahora gobierna el PP, y las mañanas son frías,
y me culpo del dolor ajeno, se que causé mal,
que me condenen 100 vidas si miento,
que me fusilen por barbarie emocional.
No hubo bombones, ni rosas en tu aliento,
pero si espinas que desangraron tus días...
Devolví con heces lo que el buitre me arrebató,
y mi lucero ya no alumbra la Txantrea,
y mi luna es eclipsada por tu mirada.
La razón con mi corazón a diario pelea,
y no medio en la lucha con tu foto incrustada,
asumiendo que eres mi vida cuando me mato...