martes, 25 de febrero de 2014

Existe otro lugar...

Existe otro lugar lejos del mundo,
me lo contaron tus pupilas hartas de crecer.
Malabares de días, tráfico de nudos
y la espalda agrietada no me habla desde ayer.

Lejos del inicio cuentan que no hay fin
ni regreso asegurado a lomos del verso;
recurro a lavabos, noches, calles, besos,
y en ningún sitio me indican como salir.

No comulgo con el afán ni la belleza,
mido en kilómetros nuestra semejanza.
Discuto con el agua su transparencia
impulsado en pro del perdón y la venganza.

Me encaro al pensamiento,
y suenan de nuevo golpes tras las cortinas.
Regreso a las dunas,
y las sábanas lloran la noche que no termina.

Tantos trenes como mayos,
tantas fatigas como martes,
tanta escasez que vuelco en parques
amores de Platón que no me entienden.

La desidia deshace las maletas,
el gallo canta otro atardecer,
renazco seco en la cuneta
solo,
la luna, mi carne y tu desdén.

lunes, 10 de febrero de 2014

Calle abajo...

Calle abajo se fuga Utopía
mendigando más minutos eternos.
Rebuscando en la basura ideales de otras vidas,
castigando a la cordura con el idioma del viento.

Tanto le ha gritado el silencio que muere muda,
resucita en cada aliento
entre el crujir de los dientes que soportan
las lágrimas, la rabia, la insumisión y el tormento.

Nace del hambre y baila con la incorrección,
no se encoge ante la sangre que se acumula,
por su cuerpo no queda espacio para las dudas:
Se viste con los siglos,
se desnuda ante la lucha.

No es de nadie, respira ajena al teatro que nos pintan;
los locos la buscan,
los cuerdos la esquivan,
y yo, yo me limito a escribirla.