lunes, 10 de febrero de 2014

Calle abajo...

Calle abajo se fuga Utopía
mendigando más minutos eternos.
Rebuscando en la basura ideales de otras vidas,
castigando a la cordura con el idioma del viento.

Tanto le ha gritado el silencio que muere muda,
resucita en cada aliento
entre el crujir de los dientes que soportan
las lágrimas, la rabia, la insumisión y el tormento.

Nace del hambre y baila con la incorrección,
no se encoge ante la sangre que se acumula,
por su cuerpo no queda espacio para las dudas:
Se viste con los siglos,
se desnuda ante la lucha.

No es de nadie, respira ajena al teatro que nos pintan;
los locos la buscan,
los cuerdos la esquivan,
y yo, yo me limito a escribirla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario