Poemaudio

·Empatarte en suerte·

Sigo viéndote en el espejo del ascensor
cuando la noche tiende a partirme la boca, y la pesadilla sale del lavabo para recordarme
que el dolor y tu recuerdo vienen juntos de la mano. 
Pregúntales por mí a los días nublados que ya ni fueron, 
pregunta a mis pupilas por qué están tan llenas y yo tan vacío,
pregunta, pregunta qué vino después. 
                                                                                                                                                                              



·A golpe de poesía·

Llegaba tarde.
 A mala hora llegó Abril, vistiendo con prisa el agridulce vaivén entre perderte y encontrarme, y su repulsivo ritual de lluvias y soles que aterrizaban en mi portal de madrugada.
El mismo portal, las mismas calles, los mismos vómitos y llego tarde para pedirte disculpas, pero
las mañanas aún le susurran a tu recuerdo lo que a gritos me calle: 
Contigo desaprendí a olvidar primaveras.






·Cuando la noche se acaba·

Hubo madrugadas en las que pareció morir el caos, en las que la música de Miles Davis pareció perder el sentido como si nos hubiéramos logrado encontrar de nuevo.
Hubo mañanas en las que nacieron noches, noches infinitas que aún duran susurrándome al oído la misma melodía que en las tardes de Febrero ya no suena,
hubo noches que acabaron:



No hay comentarios:

Publicar un comentario